En estos momentos está muy de moda el tema de los chinos en Honduras a raíz de un problema suscitado en un restaurante de Comayagüela; es común que la mayoría de la gente asocie a los chinos con la comida, sin embargo esto no ha sido siempre porque las primeras personas de esa nación que llegaron a Honduras lo que menos hicieron fue cocinar y poner restaurantes.

Los primeros chinos eran inversionistas y comerciantes
Los primeros chinos eran inversionistas y comerciantes

Según investigaciones del historiador Jorge Amaya, los chinos que vinieron a Honduras eran empresarios y comerciantes de un elevado nivel educativo a diferencia de los inmigrantes chinos que llegaron a Estados Unidos que se dedicaron a labores de lavandería, mano de obra y cocina.

El primer ciudadano de origen Chino llegó a San José de Colinas, Santa Bárbara y posteriormente a otros lados de nuestro país y se supone que el primer restaurante Chino en Honduras se ubicó en San Pedro Sula en 1915.

El edificio Quinchon León, imagen de la pujanza China en Tegucigalpa
El edificio Quinchon León, imagen de la pujanza China en Tegucigalpa

Los Chinos en Tegucigalpa

Los primeros chinos en la capital fueron Tan Wan Lung quien se radicó en Comayagüela y el cual fue seguido por Joaquín Pon, ya para el siglo XX ya se habían radicado en Tegucigalpa varias familias chinas que se distinguían por ser grandes inversionistas y comerciantes, podemos citar a la Casa Quinchon León y Compañía, la Casa Comercial Joaquín Pon y Cia,  la primera línea aérea comercial en Honduras llamada WANSA propiedad de los hermanos Ricardo Yu-Way y Federico Yu-Shan además la fundación de la primera embotelladora de refrescos en Honduras, empresa que posteriormente se transformaría en la famosa Pepsi Cola.

La proliferación de restaurantes chinos ocurrió a finales de los años 70, los que se han convertido en enormes empleadores en Honduras, además que el Chap Suey como el Arroz Chino ya forman parte de la costumbre gastronómica de los hondureños.

Hoy la comunidad China en Honduras es numerosa y aunque ya son varias las generaciones desde que el primero llegó a nuestro país, mantienen vivas las costumbres y tradiciones de un pueblo con una enorme cultura.


Una Respuesta a “Los chinos no vinieron precisamente a cocinar”

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *