En toda la ciudad antigua de Tegucigalpa y Comayagüela existen nombres peculiares, la vuelta del perro ahorcado, la vuelta del codo, la guasalona y muchos más, pero si hay sitio donde casi todos los nombres de las calles son “raros”, es el Barrio Morazán.

La calle Sin Sol, Flores, Maraita y los Jucos son solo algunas de esas pequeñas calles con nombres peculiares en el antiguo Barrio Morazán artículo publicado en SkycraperCity que reproducimos a continuación:

Es uno de los viejos barrios populares de la capital. La historia registra que en 1931 Alejandro Sareski, de nacionalidad yugoslava, se dio la labor de hacer la primera lotificación en este lugar, se construyeron 38 casas de madera que contaban con una pequeña sala, un dormitorio y la cocina conformada con ladrillo de barro. Se dice que los pobladores de aquella época pagaban ocho lempiras al mes por habitarlas.

La propiedad de Sareski era extensa, abarcaba porciones de La Isla y sectores de las colonias Quezada, Alameda, Colinas y Prado, no como vecindarios que existen actualmente, sino más bien como potreros.

Aunque Sareski tenia intenciones de seguir en el negocio de urbanización, al final tuvo que vendérselas a sus inquilinos y parcelar el resto de la propiedad ante su regreso a Europa por asuntos familiares.

Puente La Isla, 1949. Al fondo monumento a La Paz y en el plano intermedio estadio Carías. A la izquierda del coliseo se aprecia el barrio Morazán.

Para unir al barrio La Hoya con el barrio Morazán se construyó en 1932 un puente de madera con barandal sobre el río Chiquito. El puente sucumbió con la crecida de 1936 y en los años cuarenta fue sustituido por uno de concreto que con algunas reparaciones y que sirve en la actualidad entre esos dos populosos barrios capitalinos, viaducto conocido como “puente La Hoya”.

Es hasta 1935 que el barrio pasa a formar parte de la municipalidad de Tegucigalpa, en tiempos cuando ambas ciudades gemelas del Municipio Central eran jurisdicciones independientes, en una asamblea popular un año antes, los lugareños solicitaron no seguir formando parte de Comayagüela bajo el argumento que nunca habían ejercido actos de jurisdicción en dicha zona y que ellos estaban inscritos únicamente en el censo de Tegucigalpa que es donde pagaban sus impuestos.

El decreto de su anexo fue emitido en marzo y acuerda …señalar como línea divisoria entre el municipio de Tegucigalpa y Comayagüela la que principia en la confluencia del rió Chiquito con el rió Grande o Choluteca, aguas arriba sobre este por el margen derecho llega a la confluencia del mencionado río Grande con el rió Guacerique. Y de aquí siguiendo con el rumbo general hacia el Sur Este llega con una línea recta a la región del Portillo de Barahona del sitio común de la Plazuela.

Los primeros pobladores eran en su mayoría originarios de El Paraíso, Valle y Choluteca. Aunque buena parte de sus moradores se dedicaban a la economía informal, muchos trabajaban en el rubro de la construcción siendo una de las principales fuentes de trabajo la edificación del Estadio Nacional a finales de los cuarenta, obra que trajo progreso al barrio.

Hoy el barrio se ha reducido considerablemente, unas 30 cuadras con un poco más de 900 casas. Al norte lo delimita el río Chiquito y al este quebrada La Orejona; su sección sur la demarca el boulevard Suyapa y al oeste el estadio Carías y El Mayoreo.

Mucho ha cambiado el lugar desde los días de Sareski, aunque la mayoría de sus 4 mil y tantos habitantes siguen siendo de bajos recursos y buena parte sin contar con una vivienda digna.

BARRIO MORAZAN, fotografía aérea GoogleEarth. Revise mapas catastrales si todavía las arterias a describirse aun conservaban sus nombres originales, lamentablemente no. En un esfuerzo por poner orden y modernizar, mayoría de las “calles” no calificaban como tal. Por ejemplo, “calle” Medina según nomenclatura universal sería 14va “avenida” por ser una vía orientada norte-sur. Una lastima que perdieron sus nombres propios por numéricos. Para no crear confusión, se narraran a como fueron bautizadas.

Lo que realmente me llamó la atención del vecindario son los nombres que llevan algunas de sus calles y callejones; unos influenciados por lugares de origen, apellidos de familias y otros ocurrentes que ocasionalmente son mencionados por los medios de comunicación durante algún desastre natural por estar cercanos a quebradas. Algunos ejemplos:

Calle Flores

Hace más de medio siglo, doña Elena Flores quien residía en una vivienda sobre la vía perpendicular a la del estadio, la que conduce al boulevard Morazán, era famosa porque vendía un delicioso refresco de piña del que nadie, que no se quisiera marear, debía tomar más de uno.

La “chicha” era elaborada con conchas de piña, rapadura de dulce y granos de maíz que enterraba en tinajas de barro por algunos meses. La demanda del “fresco” era tanta, que eran frecuente las colas para comprarlo en la pulpería de la emprendedora dama.

Aquel “brebaje” lo mantenía en una grande y aseada olla de barro lo que permitía darle un sabor especial. Por medio de un guacalito llenaba los grandes vasos cuyo contenido era el deleite de sus leales clientes; fue tanta la fama de doña Elena que a esa calle la bautizaron con su apellido: Flores.

Calle Los Perros

Es la primera al este después de la llamada “calle del estadio”. Se dice que en tiempos pasados vivió ahí una señora que “tiraba las cartas” y adivinaba la suerte a quienes pagaban por sus servicios. Se vestía como gitana y le encantaba criar perros. No había moto, caballo o bicicleta que no era perseguido por gran cantidad de perros en afán de morder a sus conductores. Muchos vecinos tenían que llevar listo su machete para defenderse de los canes de la “gitana”.

Chismes de la época cuentan que era tantos los perros en esta calle, que los cirqueros que visitaban Tegucigalpa y que se instalaban en el sector de La Isla, llegaban directo a este lugar por las noches a matar perros para alimentar a los leones que traían para sus funciones.

Calle Sin Sol

¿Y por qué el apelativo? Adujeron sus primeros habitantes, que las primeras casas fueron construidas con techos muy bajos y que ello “impedía la entrada del sol” en esta zona. Aunque naturalmente, la luz solar siempre los ha irradiado por igual, así se quedó.

Calle Medina

Nombre viene porque sus primeros pobladores pertenecían a la familia Medina. Se dice que de esta calle salieron destacados futbolistas, algunos de ellos jugaron con el Motagua, Olimpia y hasta con la Liga Nacional. Pase por el lugar preguntando si era cierto, me afirmaron que si pero nadie pudo nombrarme ni siquiera uno.

Calle Los Mora

Su nombre surgió por el supuesto apellido de una familia emparentada con los Medina, llegando a constituir una de las más numerosas con más de 40 miembros viviendo en el sector.

El patriarca del clan fue Francisco “Pancho” Mora. Su verdadero apellido era González pero por ser tan “oscuro” como la fruta “mora” y así se le bautizo a esta calle.

Calle Maraita

Seguidamente, “a la vuelta” como en escuadra nos topamos con la calle Maraita. La nombraron así porque todos sus residentes eran oriundos de ese pueblito del municipio del mismo nombre al sureste del departamento Francisco Morazán.

Calle Los Jucos

Muchos la nombran erróneamente como barrio “Los Jucos”, tratándose nada más de una calle. Famosa porque es mencionada en los medios de comunicación precisamente en las temporadas de lluvia. Ocasionalmente son objeto de evacuaciones ya que el peligro a que están expuestos es inminente.

Según los locatarios, que en tiempos pasados por no contar con agua potable muchos no se bañaban y eran motivo de burla con ese apodo. A pesar que tenían enfrente la cañada, esta no era apta para asearse ya que traía los desperdicios tóxicos que emanaban una fábrica de detergente quebrada arriba. Era costumbre ver sus aguas llenas de espuma grisácea por los restos del jabón que ahí producían.

Hoy el panorama es diferente. A pesar de vivir en riesgo por su ubicación, sus vecinos cuentan con los servicios básicos pero su calle se quedó para siempre con ese sobrenombre. Aunque ahora si se bañen.

SAP

*Basado en un reportaje por Carlos Arturo Matute: Historia del emblemático barrio Morazán; septiembre 2007. Diario La Tribuna: Tegucigalpa.


7 Responde a “Los peculiares nombres de las calles del Barrio Morazán…”

  1. Most likely your handmade jewelry might be more effective, having said that i frequently get an important dimensions 8 which means that’s what specifications My partner and i bought, Alongside this need a different number of betterscooter.com http://www.scamadviser.com/is-betterscooter.com-a-fake-site.html nevertheless traditional short balck kinds, plus they are your volume Nine, are put excellent, could simply didn’t. My spouse and i emailed it away..

  2. Nadie conoce la tal calle Medina en el barrio Morazán, es falsa la información que le dieron al que andaba investigando, el verdadero nombre con que se le conoce a la calle es La calle del polvo o calle de Los Bravos porque así la bautizaron todos los viejos vecinos de todo el barrio Morazán.
    Se le bautizó así porque hasta 1981 era una calle de tierra y levantaba mucho polvo con el viento y de carros que transitaban por esa calle, también se le conoce con el nombre de Calle de los Bravos porque ahí se formó un equipo de baseball muy popular y conocido por los todos los habitantes del barrio Morazán.
    El nombre de calle Medina nadie la conoce. Deben de bautizar el nombre de la calle con cualquiera de los dos nombres como así la conocen los viejos habitantes de ese barrio. Deben entrevistar a los viejos habitantes de esa calle eso sería lo ideal y lo correcto y no inventar nombres falsos.
    Atte, vecino de la Calle del Polvo o Calle de los Bravos desde hace 68 años.

  3. Nadie conoce la tal calle Medina en el barrio Morazán, es falsa la información que le dieron al que andaba investigando, el verdadero nombre con que se le conoce a la calle es La calle del polvo o calle de Los Bravos porque así la bautizaron todos los viejos vecinos de todo el barrio Morazán.
    Se le bautizó así porque hasta 1981 era una calle de tierra y levantaba mucho polvo con el viento y de carros que transitaban por esa calle, también se le conoce con el nombre de Calle de los Bravos porque ahí se formó un equipo de baseball muy popular y conocido por los todos los habitantes del barrio Morazán y aficionados de baseball de la ciudas de Tegucigalpa llamado “Los Bravos del Morazán.”
    El nombre de calle Medina nadie la conoce. Deben de bautizar el nombre de la calle con cualquiera de los dos nombres como así la conocen los viejos habitantes de ese bello barrio. Deben entrevistar a los viejos habitantes de esa calle eso sería lo ideal y lo correcto y no inventar nombres falsos.
    Atte, vecino de la Calle del Polvo o Calle de los Bravos desde hace 68 años.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *