A través de la historia nuestra capital ha sido víctima de cualquier cantidad de desastres naturales, uno de ellos ocurrido en 1851 hizo que muchos de los habitantes de Tegucigalpa exclamaran ¡La ciudad ha dejado de existir, sus templos principales han desaparecido!, una historia que La Otra Honduras nos cuenta y que ocurrió en el Barrio El Jazmín.

En el mismo sitio se formó el Barrio El Jazmín

Documentado está que Tegucigalpa fue sitio de explotación minera, sin embargo la localización de todas las bocas de mina y los túneles que se hicieron son desconocidos en su mayoría, este detalle a muchos hace creer que el casco histórico de la ciudad cuenta con túneles secretos y otros van más allá pensando estamos encima de un virtual “queso roquefort”, creencias que se prestan para cuentos y leyendas.

Creyeron que Tegucigalpa había desaparecido

La prensa de 1851 informaba que el 12 de noviembre había acontecido uno de los sucesos más terribles que habían puesto en gran consternación a los habitantes, se trataba de un enorme hundimiento de tierra de dimensiones desproporcionadas.

Se trataba de un hundimiento inesperado con área de 71 metros de largo por casi 21 metros de ancho y casi 7 metros de profundidad, tragedia que se tragó la casa de Mercedes Márquez más los muros y patios de Gregorio Martínez y Mariana Midence de Irías.

Algo similar fue lo ocurrido en El Jazmín

 

En esa ocasión, según el reporte del 13 de noviembre de 1851 decía que no faltaba quien exclamara: ¡Tegucigalpa ha dejado de existir, sus templos principales han desaparecido!

El nombre del lugar data de mucho antes de la independencia y viene de una antigua casa localizada en el sitio donde en sus patios se sembraban jazmines los que con su aroma inundaban el aire de la zona.

 


Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *