Una pregunta que se me cruza mucho por la mente cuando voy caminando por El Centro:¿Qué separa al arte callejero del vandalismo? Ambos son ilegales, ya que invaden propiedad privada. Las opiniones varían y es dificil catgorizar el arte versus una simple queja pintada.

Para mi, algo es arte cuando aporta al espacio urbano, ya sea estéticamente o de una manera conceptual. Estoy totalmente de acuerdo que las rayas y los textos a veces hasta mal escritos no agregan nada a la sociedad. Pero al ver murales como los de Suiko en Japón, Alex Gordo de Barcelona, o artistas hondureños como Roberto Paz y Cariqui, siento que es arte en su más pura expresión.  En algunos países estos artistas son comisionados por el gobierno para ayudar a embellecer la cuidad; muchos rechazan la idea, ya que dicen que le quita la emoción de hacer el arte, pero otros aprovechan y hacen obras inmensas.

Grafiti

El problema con mucho del grafiti que vemos en El Centro y en otras partes de Tegucigalpa es que está lleno de mensajes negativos que no aportan nada a la cuidad. Muchos son simples garabatos y manchones, quejas políticas, opiniones sobre la pobreza, sobre algún equipo nacional y a veces hasta obscenidades.

Grafiti

Para cambiar esto creo que necesitamos apoyar más a los artistas que realmente hacen arte. Estoy de acuerdo con borrar todos los manchones que no tienen nada de estética. Pero siento que al apoyar a estos artistas, el beneficio es mutuo, tanto para la cuidad como para los artistas del país. Me despido invitándolos a fijarse en el grafiti que se encuentra por la cuidad y verlo como algo más, como un arte puro, arte que es gratis y atractivo a la vista.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *