A principios del siglo XX, en Tegucigalpa ya existía el mercado Los Dolores y recién se había abierto un puesto de ventas en lo que 20 años después sería el Mercado San Miguel, en cambio Comayagüela que era el sitio mayor de ventas no tenía un edificio, esto cambió con la construcción del Mercado San Isidro, construido por Benjamín Henríquez, Alcalde de Comayagüela, historia que La Otra Honduras nos cuenta.

El recién inaugurado Mercado San Isidro - Foto de Jorge Amaya
El recién inaugurado Mercado San Isidro – Foto de Jorge Amaya

El Mercado San Isidro

A pesar de lo que parece, hay cosas que no han estado con nosotros desde siempre. Como todas las ideas originales, alguien tuvo que pensarlas y ponerlas en práctica. Así me encontré la historia de hoy, extraída de los Anales del Archivo Nacional:

Benjamín Henríquez, alcalde municipal de Comayagüela, a sus convecinos: la más grata aspiración de este pueblo y el ideal que he perseguido en mi carácter de representante del municipio, es un hecho tangible hoy. El 11 del corriente celebré con los conocidos capitalistas don Cipriano Velásquez y don Federico Wehrling un contrato en el cual éstos se obligan a construir el nuevo mercado en el solar que, con parte del generoso subsidio del progresista mandatario general don Manuel Bonilla, se compró en 10,000 pesos a don Francisco Verde.

Dicha construcción será hermosa, sólida y circulará toda la manzana y contendrá todos los anexos correspondientes en el interior. Todo esto sin comprometer en lo más pequeño la menor de las propiedades municipales.

En la misma fecha fue firmado el contrato por la Corporación Municipal de que formo parte. El 12 le dio su aprobación el honorable Consejo Departamental y el 13 emitió un acuerdo el supremo Poder Ejecutivo dándole su sanción, por lo que en el acto va a darse principio a los trabajos correspondientes.

Como no dudo que estaréis penetrados de que la construcción de tan magna obra entraña el engrandecimiento de esta localidad, me apresuro a felicitarlos y a dar un voto de gratitud en nombre de Comayagüela al digno jefe de la nación, que en su constante afán de hacer que los pueblos progresen, ha sabido impulsarme y auxiliarme en una obra que tanta utilidad reportará a la población. 

Aunque muchos de mis convecinos dijeron que en mí había reblandecimiento cerebral por el empeño que en mí había de ver realizada mi idea de hacer un nuevo mercado, hoy que nadie duda de su efectividad no pido que se me haga justicia, quédeme la satisfacción del deber cumplido. Comayagüela, 14 de septiembre de 1905.

Bien, ese fue el comienzo de una obra que ha tenido mucho que ver en la vida de los capitalinos. Sus problemas han sido y siguen siendo muchos, pero ahora, Usted también lo sabe.

El mercado pereció años más tarde a causa del fuego…


Una Respuesta a “El antiguo Mercado San Isidro, hace 114 años”

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *