Tegucigalpa posee un enorme inventario de escalinatas debido a la topografía accidentada de la ciudad, muchos de esos sistemas de gradas datan desde la época colonial pero algunos han recibido una enorme serie de cambios que las han transformado en “modernas” restándoles su valor histórico y en algunos casos haciendo que se pierda el concepto original.

Por las razones que sean, las gradas en general han sufrido un deterioro bastante fuerte y afortunadamente algunas de ellas han corrido con la suerte de ser rescatadas, logrando crear ambientes agradables a la vista, que hacen del vecindario un sitio hermoso y que llaman a conocerlas, el mejor ejemplo de esa experiencia son las gradas de la Iglesia San José de la Montaña, localizadas en el Barrio Buenos Aires, que pasaron de ser un sitio triste y con mal aspecto a un punto obligado para tomarse una foto.

IZQ- Situación actual – DER – Estado previo

Caminando un poco por el centro podemos encontrar que para llegar a la Hoya existen dos sistemas de gradas, siendo la más grande de ellas las que comunican la parte posterior de lo que fue la Casa de la Moneda en tiempos de la colonia, hoy Hemeroteca Nacional, con la parte baja de la Hoya; estas gradas como puede verse en la foto, eran de piedra maciza tal como otras del centro y eran en un solo tramo sin descansos intermedios.

Estructura original de las gradas de la Hoya – Foto de La Tribuna

Con el paso del tiempo estas gradas fueron sufriendo cambios, en la década de los  70 se cambió el sistema de gradas al incluirse descansos en tramos intermedios y jardineras en la parte central del conjunto; finalmente en el 2004 y en la administración de Miguel Pastor, se realizó una remodelación que cambió lo poco que tenían de su estructura original ya que se colocó una nueva superficie de piso de piedra sobre la superficie existente de ese entonces, se enchaparon las paredes de las jardineras centrales con piedra y se colocaron placas conmemorativas y faroles; el proyecto sin duda alguna le dio una nueva cara a la zona, aunque “moderna”, ya que todo lo histórico que tienen se encuentra enterrado, dicho en otras palabras, se mejoró el entorno y se cambió por completo la esencia de esa estructura.

SITUACIÓN GENERAL DEL ENTORNO

Las gradas están limitadas en la parte norte por una calle de piedra por donde transitan en su mayoría los taxis de punto que se ubican en áreas aledañas, el límite sur es la calle que baja desde “La Auxiliadora” y se orienta de Oeste a Este; esta calle cuenta con una buena cantidad de casas antiguas en buen estado, pintadas su mayoría y la superficie de la calle se podría calificar de buena.

Casas de estilo colonial se encuentran pintadas y en buen estado en esta calle

Las gradas están limitadas a sus lados por residencias y un negocio, y conversando con los residentes y taxistas del punto de la UNAH, que se encuentra al sur de las gradas,  nos contaron que la zona por lo general es segura, sin embargo advirtieron que se han dado atracos por lo que solicitan presencia policial.

Calle al sur de las gradas, ahí se encuentra el punto de taxis de la UNAH

UNA IDEA QUE PODRÍA CAMBIAR LA ZONA

La zona en general luce bastante limpia y con un ambiente agradable, sin embargo las gradas y las estructuras que se ubican en ellas lucen deterioradas; utilizando el mismo criterio de San José de la Montaña, creemos que se podría darle realce a las gradas con la colocación de pintura o azulejos en las contrahuellas,  mejorar la iluminación con la restauración de los faroles, colocar plantas en las jardineras, limpiar las huellas de las gradas que están salpicadas de pintura, colocar bancas en el extremo inferior y realizar la gestión para la permanencia policial en las escalinatas.

Para dicho proyecto, Vuelve al Centro se encargaría de la gestión y coordinación de todo lo concerniente al mismo y de hecho ya existen aproximaciones con una universidad que apoya la idea; estos pequeños cambios   traerían una mejora considerable al ornato del centro además de permitir que las personas que transitan por la zona tengan un ambiente más seguro, ¿y por qué no? que sirva de estímulo para la apertura de cafés o locales que generen cambios positivos en la zona, esta idea podría ser el inicio del rescate de espacios puntuales por medio de la gestión ciudadana.

¿qué opina de esta iniciativa?


2 Responde a “Un poco de color no caería mal en la Hoya, ¿qué piensa?”

  1. Muy buena idea! De nuevo felicidades por apoyar el casco histórico y el centro en general, es de cuidar los únicos sitios, paseos y calles de piedra que aun existen, y cuando pueda pinto la casa!

  2. Que excelente iniciativa… La casa de mi familia es la primera a la izquierda antes de bajar las gradas (color amarillo) y se el gran impacto que tendría al implementar su idea. ¡Muchos éxitos!

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *