Barrios antiguos y singulares son los que componen el centro de Tegucigalpa. Son sitios donde el tiempo pasa muy lento y donde es posible encontrar las viviendas de la antigua periferia de la ciudad: eso son los Altos de la Hoya.

Bajando hacia La Hoya

Un barrio que ha sido famoso desde un inicio es La Hoya, sitio que recibió su nombre de un escandaloso español de tal apellido. Es un barrio que está fijo en la memoria reciente de los hondureños ya que fue donde el huracán Mitch permitió observar las más escalofriantes escenas de esa tragedia a unos cientos de metros del centro de la capital.

En los Altos de la Hoya – Foto de Nestor Irías

En los Altos de la Hoya, donde el tiempo pasa lento

Unos metros arriba de La Hoya se encuentra un pequeño barrio compuesto por una sola calle, ruta que muchos conocen porque los taxis que vienen del oriente de la ciudad al centro suben por una empinada cuesta a solo 200 metros de la catedral.

Para que se oriente, el número 1 es donde se encuentra la cuesta que toman los taxis que vienen del sureste de la ciudad y el número 2 es un estacionamientos que se encuentra atrás del antiguo salón Ivonnes de la Avenida Cervantes.

Hace solo unas décadas sus calles eran de piedra

Una pequeña calle donde el estacionamiento que está más cerca de la Avenida Cervantes es nada más y nada menos que una antigua caballeriza, parte de una hacienda, dato curioso que muchos desconocen.

En los Altos de la Hoya, donde el tiempo pasa lento - Foto de Nestor Irías
En los Altos de la Hoya, donde el tiempo pasa lento – Foto de Nestor Irías

Con el tiempo parte de la calle fue adoquinada, dejando bajo del pavimento antiguas piedras por donde cruzaban con sus caballos los residentes de la zona, una calle corta donde el tiempo pasa muy lento.


Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *