Hoy les vamos a contar 9 detalles que no conocían del Museo Militar—empezando con el hecho que existe un museo histórico militar en nuestro país. Se ubica frente al Parque Valle y es vecino de nuestra querida Iglesia San Francisco (si no la conoces, José Bardales te puede contar un poquito acerca de su historia).

museo militar

1. El Museo Militar no siempre fue un Museo Militar.

Ni nada parecido. De hecho, empezó como convento religioso. Quien sabe, las cosas cambian así. Si querés conocer más de la historia, te volvemos a recomendar al magnífico José Bardales, o esta cronología histórica.

2. Nos dicen que existen pasadizos secretos.

Nuestro equipo investigativo está dividido; Fernando Carías insiste que los pasadizos conectaban el Museo con el antiguo colegio Santa Teresita, y María Teresa Agurcia rehusa creerlo hasta que le permitan el acceso a dicho pasadizo. En lo que ambos concuerdan: si se puede visitar un calabozo dentro del Museo Militar.

museo militar
La entrada al calabozo que se encuentra en el Museo Militar

3. El Museo está lleno de contrastes históricos.

Dentro del espacioso patio yace un helicóptero, chilleando allí (literalmente). También hay un vehículo antiguo, una avioneta y una variedad de otros tesoritos—armas que datan a los tiempos de guerra, uniformes en todos sus colores, medallas de tierras lejanas—pero tal vez el objeto más interesante es la biblia más antigua de Honduras. Si, está en el mismo museo que aquella avioneta que les mencionábamos.

4. Las salas del Museo hacen tributo a nuestros héroes nacionales.

Existen varias salas dentro del museo, cada una llevando el nombre de los próceres hondureños.

5. El Museo re-inaguró este año.

Así es, chicos y chicas: las salas del Museo Histórico Militar han sido remodeladas con bloques históricos nuevos, traducidos al inglés para incluir a nuestros amigos extranjeros. Ahora, el Museo cuenta con datos históricos para los tres brazos de las fuerzas militares, modernizando las salas de las fuerzas del ejercito, las navales y las aéreas. Incluso, se inauguró la sala de la policía militar del orden público.

museo militar
Una de las exhibiciones en el Museo Militar

6. El Museo se puede defender bajo ataque.

Aunque no esperamos ninguna ocasión en el futuro cercano, vale mencionar que el edificio cuenta con diferentes torreones en sus esquinas, desde donde disparaban contra los opositores de los gobiernos de turno.

7. Asustan.

Aquí el equipo investigativo concuerda. El interior de cualquier espacio histórico se llena de historias, de vivencias y voces; el Museo no es diferente. Quizás son los sonidos cotidianos de sus historiadores, pero será un grupo más valiente al nuestro que esté dispuesto a comprobarlo.

8. El campanario de la Iglesia San Francisco es el segundo que ha existido en ese lugar.

Nunca se construyó el campanario de lado izquierdo, puesto que el espacio donde ahora existe el Museo no lo permitía, pero el campanario que podemos observar hoy en día es relativamente nuevo; el antiguo fue derrumbado hace unos años.

En los alrededores de lo que hoy es el Parque Valle se ubicó el segundo Centro Histórico de Tegucigalpa

9. Nos esperan.

El detalle más importante, sin duda, es que el Museo abre sus puertas de lunes a domingo, en un horario de 9 a 5. El Museo Histórico Militar es un punto de encuentro, un lugar que atesora la historia de nuestro país, un lugar donde la historia de nuestro país se desarrolló, y espera que usted, querido lector, la conozca.

museo militar

¿Qué esperan? El Centro les llama: vayan a conocerlo.


Una Respuesta a “9 Detalles que no Conocían del Museo Militar”

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *